Geoparque Courel Mountains

Aquí encontrarás toda la información referente al Geoparque de las montañas de Courel

https://www.courelmountains.es/courel-mountains

EL GEOPARQUE DE LAS MONTAÑAS DE COUREL

El Geoparque Montañas do Courel es el escaparate perfecto para observar una parte de la historia geológica del planeta Tierra, concretamente el Paleozoico inferior y medio, y en menor medida también finales del terciario y el cuaternario.

Este territorio, que abarca los límites geográficos de los ayuntamientos de Folgoso do Courel, Quiroga y Ribas de Sil (577,85 km2), en la zona oriental de Ribeira Sacra, figura desde 2019 en la lista de Geoparques Mundiales de la UNESCO*.

El fundamento principal para obtener tal reconocimiento fue la importante relación que existe entre la geología y el ser humano en este territorio; el Geoparque Montañas do Courel atesora un valioso patrimonio geológico que incluye rocas, minerales, fósiles y estructuras geológicas y un paisaje actual dominado por valles fluviales y glaciares, que el ser humano ha sabido aprovechar desde hace más de 4.000 años.  

Geológicamente, y como se mencionaba, estamos ante un territorio muy rico. Aunque, una de las joyas geológicas más destacables del Geoparque Montañas do Courel es, sin duda, el plegamiento de Campodola-Leixazós. Declarado como Punto de Interés Geológico de rango internacional desde el año 1983, está considerado hoy en día como uno de los puntos de geología estructural más importantes de España y Europa. Se trata de un espectáculo natural que solamente se puede contemplar en contados lugares del mundo.

El plegamiento de Campodola-Leixazós nos muestra, a simple vista (esto es lo inusual, ya que generalmente estas formaciones están bajo tierra), lo que ocurrió bajo la corteza terrestre en los últimos 500 millones de años. Para observar este y otros espectáculos geológicos, el Geoparque cuenta con una amplia red de “geomiradores”, que podéis encontrar en el mapa más abajo.

Por otra parte, y en cuanto al aprovechamiento humano de los recursos geológicos se refiere, destaca el paso de los romanos por este territorio. Este pueblo se asentó en el territorio del Geoparque para la extracción de oro, llegando a contar con más de cien explotaciones auríferas en este área. A día de hoy, todavía son visibles algunas de sus obras como la mina de O Covallón, las minas de Margaride o el Túnel de Montefurado, entre otros.

Más adelante, la extracción de otros minerales, como el hierro, tomaron fuerza. Se desarrolló durante la Edad Moderna una importante industria siderúrgica en este territorio; llegando a contar con hasta 15 herrerías (8 de ellas en el municipio de Quiroga). A finales del XIX, las herrerías cayeron en declive y se comenzó la extracción de otros minerales como antimonio y el plomo. En el Geoparque Montañas do Courel se encuentra una de las minas de antimonio más importantes de España, la de Vilarbacú.

Ya más cerca de nuestros tiempos, durante el siglo XX, contaron con especial relevancia la explotación de otros minerales como la caliza (de su calcinación se obtiene la cal) y la pizarra.  

PATRIMONIO NATURAL

Los materiales más frecuentes de la sierra son las losetas y las areniscas del  Paleozoico inferior, aunque los relieves que resaltan en el paisaje son bancos de cuarcita y caliza gris, que permiten la formación de cuevas. Desde el punto de vista  hidrográfico, el  Lor (54 Km), afluente del Sil, es la principal arteria fluvial, hacia la que drenan otras arterias secundarias.

Los hábitats del anexo I de la Directiva 92/43/CEE, que nos podemos encontrar son:

  • Ríos de pisos de planicie a montano con vegetación de Ranunculion  fluitantis y de  Callitricho- Batrachion;
  • Queirogales húmedos atlánticos de zonas tibias de Erica  ciliaris y Erica  tetralix;
  • Queirogales secos europeos;
  • Queirogales alpinos y boreales;
  • Queirogales  oromediterráneos  endémicos con tojos;
  • Prados ibéricos  silíceos de  Festuca  indigesta;
  • Prados secos  seminaturais y  facies de matorral sobre sustratos  calcáreos ( Festuco- Brometalia) ( importantes hábitats de  orquídeas);
  • Prados alpinos y  subalpinos  calcáreos;
  • Formaciones  herbosas con  Nardus, con numerosas especies, sobre sustratos  silíceos de zonas montañosas (y de zonas  submontañosas de la Europa continental);
  • Zonas  subestépicas de  gramíneas y anuales del  Thero- Brachypodietea;
  • Megaforbios  eutrofos  higrófilos de las  orlas de explanada y de los pisos  montano a alpino;
  • Prados pobres de siega de baja altitud ( Alopecurus  pratensis,  Sanguisorba  officinalis);
  • Turbeiras altas activas;
  • Rochedos  silíceos con vegetación pionera del  Sedo- Scleranthion o del  Sedo  albi- Veronicion  dillenii;
  • Faiais  acidófilos atlánticos con  sotobosque de  Ilex y a veces de  Taxus ( Quercion  robori- petraeae o  Ilici- Fagenion);
  • Carballeiras  peduncularess o  albares  subatlánticas y  medioeuropeas del  Carpinion  betuli;
  • Bosques  aluviales de  Alnus  glutinosa y  Fraxinus  excelsior ( Alno- Padion,  Alnion  incanae,  Salicion  albae);
  • Carballeiras galaico-portuguesas con  Quercus  robur y  Quercus  pyrenaica;
  • Sotos;
  • Sobrerales,
  • Aciñerales;
  • Acevedos;
  • Bosques mediterráneos de  Taxus  baccata.

Sobre las especies que figuran en el anexo II de la Directiva 92/43/CEE, citamos en cuanto a flora:  Festuca  elegans;  Festuca  summilusitanica;  Narcissus  asturiensis;  Narcissus  pseudonarcissus  ssp.  nobilis;  Santolina  semidentata.

Invertebrados:  Austropotamobius  pallipes;  Cerambyx cerdo;  Elona  quimperiana;  Euphydryas  aurinia;  Geomalacus  maculosus;  Lucanus  cervus;  Margaritifera  margaritifera

Peces:  Chondrostoma  polylepis;  Rutilus  arcasii.

Anfibios/Reptiles:  Chioglossa  lusitanica;  Discoglossus  galganoi;  Lacerta  monticola;  Lacerta  schreiberi.

Mamíferos:  Barbastella  barbastellus,  Galemys  pyrenaicus;  Lutra  lutra;  Miniopterus  schreibersii;  Myotis  emarginatus;  Myotis  myotis;  Rhinolophus  ferrumequinum;  Rhinolophus  hipposideros;  Ursus  arctos.